En nuestro blog podrás encontrar reseñas, críticas, noticias, recomendaciones, informes, reflexiones...

Entradas de la A a la Z

fire! orchestra - exit!Hoy quiero recomendar uno de los grandes discos de 2013: Exit, de Fire! Orchestra, una enorme banda de jazz vanguardista sueca que cuenta con 28 músicos dirigidos por Mats Gustafsson. Aquí podemos encontrar a 3 guitarristas, cuatro baterías, cuatro bajistas, tres voces y un montón de vientos tocando juntos en directo en el Fylkingen de Estocolmo. – Pero, ¿qué tipo de música nos podemos encontrar aquí? – Buena pregunta, porque a pesar de la tendencia que se puede intuir de una banda así, no sería muy preciso hablar de un disco de Free Jazz. Porque en realidad hay algo de esto, pero encontramos mucho más…

Exit es un disco de 45 minutos dividido en dos partes que fluyen como un sólo tema. El principal elemento vertebrador de este disco son los ostinatos rítmicos de bajo y batería que van apareciendo, como en un continuum hipnotico, sobre los que surgen elementos de lo más variado, sorprendentes y expresivos. A uno se le viene a la cabeza la influencia africana del jazz de los 60 y 70: los Sun Ra, Pharoah Sanders, Albert Ayler, Art Ensemble of Chicago o los Brotherhood of Breath de Chris McGregor. Pero por momentos esos mantras rítmicos sobre los que corre el álbum son más Rock que Jazz, el órgano toma el protagonismo y pasamos de un jazz-rock que puede recordar a Nucleus hasta el Kraut Rock y la Psicodelia que parecen adueñarse del fluir de la música.

Uno de los aspectos más llamativos de esta obra es el protagonismo vocal, en el que se aprecia de forma obvia la influencia de Carla Bley y, especialmente, ese coloso que es Escalator Over the Hill. Líneas vocales oscuras, fantasmagóricas, desgarradoras, cercanas a lo operístico y rodeadas de saxos retorciéndose, recordándonos a las memorables explosiones del Gato Barbieri. De cualquier modo, las numerosas posibilidades vocales que aquí se muestran van mucho más allá de las meras influencias, con registros impresionantes, vibratos, saltos y demostraciones de virtuosismo vocal conmovedoras, como un instrumento más incluido en el fluir libre de esta espectacular orquesta.

Un aspecto llamativo de este disco es la producción. Quizá por el enorme número de músicos y el hecho de ser en directo, el sonido a veces es un tanto claustrofóbico y en ocasiones un tanto lejano, lo cual no es necesariamente malo, ya que por momentos refuerza la expresividad de los solistas entre la enorme masa instrumental.

De cualquier modo y como conclusión, estamos ante uno de los mejores discos de 2013 y uno a tener muy en cuenta durante el último lustro que, no me cabe duda, debería ser obligado para cualquier amante de las músicas abiertas.

 

About José A. Funes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Archivos