En nuestro blog podrás encontrar reseñas, críticas, noticias, recomendaciones, informes, reflexiones...

Entradas de la A a la Z

Por fin podemos escuchar el último trabajo de Fabio Zuffanti y su proyecto Hostsonaten. Han pasado más de 5 años desde que esta formación en constante cambio publicó su anterior disco, “Springsong”. Y es que La Maschera Di Cera ha sido el proyecto más rentable de Zuffanti, y lo ha mantenido bastante ocupado durante este periodo de tiempo. Pero ya está aquí “Winterthrough”, tercera parte de la denominada “Suite del ciclo de las estaciones” ( “Springsong” era la cuarta y última parte, y más adelante se publicarán la segunda, “Autumsymphony”, y la primera, “Summereve”).

Zuffanti ( bajo, teclado, guitara, percusión…) sigue estando acompañado por Robbo Vigo ( piano, órgano, glockenspiel) y Edmondo Romano ( saxo soprano y clarinete). El guitarrista Matteo Nahum sutituye a Stefano Marelli, y sus compañeros de La Maschera Di Cera, Maurizio Di Tollo ( batería) y Alessandro Corvaglia ( que aquí no canta, sino que se encarga del Mellotrón, el Mini-Moog y otros sintetizadores) cubren los puestos de Federico Foglia y Agostino Macor respectivamente.
El disco, aunque está dividido en diez cortes, se concibe como un único tema de 46 minutos de duración, sin practicamente pausas entre sus partes. Sigue el mismo estilo sinfónico que “Springsong”, aunque al no utilizar Romano la flauta y al no aparecer violín, esta obra tiene menos influencias folkies, y consigue un sonido más oscuro, algo normal si tenemos en cuenta que se intenta describir el invierno, y en su anterior trabajo, la primavera.
Se abre con “Entering The Halls Of Winter” (10’12). Los primeros minutos consisten en una melodia de piano repetitiva, sobre la que van entrando poco a poco el bajo, la batería, otra línea de piano y el mellotrón, consiguiendo un pasaje muy hipnótico. A partir del minuto 4 podemos escuchar uno de esos momentos puros de la factoría Zuffanti, con la guitarra eléctrica acompañada por el mellotron imitando coros y la sección ritmica muy contundente, en un momento sinfónico en toda regla. El tema vuelve a cambiar en un pasaje tranquilo, muy romántico, con piano, arpa ( en realidad teclado) coros y clarinete. Sobre la melodia de este precioso instrumento de viento, se van animando el resto hasta que el mellotron y el piano marcan el gran final, con detalles de metales. ¡Un temazo!
Le sigue “Red Sky” (3’42), bonito tema con guitarra acústica, saxo soprano, clarinete, y un narrador en la última parte, “White Earth” (1’20), que crea un ambiente misterioso con la guitarra acústica, el glockenspiel y un bajo muy marcado. Al entrar la batería comienza “Snowstorm” (3’17), otro corte oscuro, con una sección rítmica potente y un bonito final de guitarra y teclado. Y para terminar este pequeño ciclo algo más misterioso, “Over the Plain” (2’04), que tiene como principal protagonista a Romano, tanto en el clarinete como en el saxo soprano.
Continuamos con uno de los mejores cortes del disco, “The Crystal Light” (6’46) , otro tema sinfónico muy romántico con un saxo soprano fantástico, acompañado por el piano y los teclados. Sin pausa, llega “Outside” (2’17), con un solo de teclado bastante típico, “Ruins” (2’17), tema ambiental con la guitarra como protagonista, y “Through Winter’s Air” (1’41), una pieza melancólica con el teclado imitando al acordeón, acompañado por la guitarra acústica, que sirve como introducción a la otra pieza central del disco, “Rainsuite” (12’41). Dividida en cuatro partes, comienza a toda potencia con la guitarra electrica y el órgano sobre una potente sección rítmica. Es “Prologue”, que da paso a “New Year’s Theme” mediante el piano. La melodia es muy bonita y mejora cuando entra la guitarra y el mellotrón. El piano, los teclados y el saxo soprano nos introducen en “Winter’s End”, una pieza bastante clásica, muy pegadiza que nos presenta la melodia principal que va a protagonizar el final de la obra. Y como conclusión, “Celebration / To The Open Fields”, todo un estallido sinfónico de los que le gusta a Zuffanti, con una guitarra buenísima acompañada costantemente por los teclados y como no, el mellotrón. En los últimos segundos, podemos escuchar la melodia inicial de “Springsong”, que supongo representa el paso del invierno a la primavera.
Y así termina otro de los discos compuestos por Fabio Zuffanti, un músico que aunque no crea nada ni ofrece nada nuevo en sus discos, hace muy bien lo que hace, y a mí, particularmente, me sigue gustando mucho. Un gran trabajo que no decepcionará a los fans de la banda y a ningún amante del sinfónico.

Francisco Macias

About Francisco Macias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Archivos