En nuestro blog podrás encontrar reseñas, críticas, noticias, recomendaciones, informes, reflexiones...

Entradas de la A a la Z

John Zorn lo ha hecho de nuevo. Tras publicar 21 volúmenes en su serie “Book of Angels” dedicada a los temas del segundo libro de Masada compuesto en 2004, sigue sorprendiéndonos con discos tan impresionantes como el que nos ocupa hoy, “Adramelech”, volúmen 22 de la colección. Pero su genialidad no radica en este caso en las composiciones, que no destacan sobremanera entre las 400 piezas que se han grabado ya en el universo Masada en los últimos 20 años, sino en la elección de los músicos que van a interpretarlas y reinventarlas. En este caso el encargado de dirigir y arreglar las 8 piezas que componen el disco ha sido Jon Madof, conocido por muchos por ser el guitarrista y líder de la banda Rashanim, que además las ha interpretado con su formación Zion 80, compuesta por 11 músicos. Con una imaginación envidiable, Madof y su banda combinan la música de tradición judia con complejos ritmos latinos y africanos, potentes secciones de viento y partes cercanas tanto al jazz como al rock, creando una música rica, colorida, repleta de matices y detalles, y con una intrumentación que sorprende al verla plasmada sobre el papel:

-Jon Madof: Guitarra
-Yoshie Fruchter: Guitarra
-Matt Darriau: Saxo alto, Kaval, Clarinete.
-Jessica Lurfe: Saxo barítono, Flauta
-Zach Mayer: Saxo barítono
-Greg Wall: Saxo tenor
-Frank London: Trompeta
-Brian Marsella: Teclados
-Shanir Ezra Blumenkranz: Bajo
-Yuval Lion: Batería
-Marlon Sohol: Percusiones

Los aficionados al univerzo Zorniano y la escena judia de Nueva York, reconoceréis muchos de estos nombres. Frank London formó parte de The Klezmatics, formando después junto a Greg Wall  la genial banda Hasidic New Wave, Brian Marsella forma parte de la banda de Cyro Baptista, Banquet of the Spirits, donde también toca Shanir Ezra Blumenkranz, que a su vez formó parte de Rashanim junto a Madof, y también lidera el cuarteto Abraxas. Con semejantes músicos, el resultado ha sido abrumador.

El disco comienza de una forma apabullante con “Araziel” (7’15) , con una base casi funky, repleta de percusiones, y muchos arreglos de viento, junto a la melodía principal interpretada con guitarra, lo que nos recuerda a Rashanim. Además podemos escuchar un fantástico sólo de órgano setentero y otro de trompeta, apoyado por todos los saxos. Una joya que da paso a “Sheviel” (5’49), una pieza de gran profundidad, con un denso muro de vientos flanqueando la melodía principal, que se desarrolla sobre una base rítmica muy rica, y con la guitarra y el teclado como protagonistas. Continuamos con “Metatron” (9’06), cuyo principio de guitarra, el potente riff que se repite a lo largo de la pieza, y la hipnótica línea de bajo, acompañada de la batería y percusiones, nos traé a la memoria a Electric Masada. Sobre toda esta impresionante estructura, y con constantes arreglos de viento, no sólo podemos disfrutar de la melodía central, sino también de dos de las mejores partes del disco, un primer solo de saxos y trompeta alternándose y jugueteando sobre la base, y un segundo con las dos guitarras intercalando diferentes pasajes. Blumenkranz no deja que nos olvidemos ni por un segundo lo importante que es su instrumento en el disco, y en “Shamdan” (7’17) el sonido de su bajo ocupa la habitación, acompañada de forma magistral por unas preciosas percusiones sobre los excelentes solos, primero uno corto de guitarra, después otro de saxo barítono, y otro más de guitarra, más duro, que me encanta. Destacar también el trabajo de Marsella, tanto en los detalles de piano eléctrico, como en la melodía final de órgano, con añejos arreglos de flauta, trompeta y saxo.

El siguiente tema se titula “Kenunit” (10’52), y no puedo encontrar ningún término literario que lo defina mejor que la expresión coloquial “Buen Rollo”, porque es exactamente lo que provoca. Sobra una base rítmica cercana al Dub, el órgano y los vientos interpretan durante los más de 10 minutos que dura una de las melodias más bonitas del disco, con efectos que vuelven a recordarnos a Electric Masada, imaginativas percusiones, muchos detalles, y sendos solos de saxo, el primero de tenor y el segundo de alto, ambos fantásticos. Una maravilla seguida por “Caila” (4’22), una pieza corta y directa donde pequeños solos de saxo, guitarra, trompeta, batería y percusión van alternándose, dotando al tema de una gran dinamismo. Mucho más rockera se muestra “Ielahiah” (6’04), sin vientos, con unas guitarras, un bajo y unas percusiones maravillosas (participa como colaborador Mauro Refosco), y efectivos detalles de teclado. Y para terminar, “Nehinah” (5’36), donde se combina una primera parte misteriosa, con piano electrico y posteriormente una bonita base de guitarra, con partes festivas repletas de vientos y percusiones. Destacan los solos de flauta y de saxo, que son realmente bonitos.

Un gran final para uno de los discos que con el tiempo pueden convertirse en uno de los volúmenes destacados de la serie “Book of Angels”.

Fran Macias

About Francisco Macias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Archivos