En nuestro blog podrás encontrar reseñas, críticas, noticias, recomendaciones, informes, reflexiones...

Entradas de la A a la Z

Acabo de escuchar el último trabajo de esta banda sueca, por lo que esto más que una crítica es una crónica de mis primeras impresiones. El grupo sigue manteniendo la misma formación: Peter Nordins (bateria), Anna Sofi Dahlberg ( teclados, cello, Voz), Nicklas Barker (voz, guitarra y teclados) y Jan Erik Lijestrom (bajo y voz).

El álbum comienza con “The Great Unknown” (6’22). La entrada de guitarra, bateria, bajo y luego mellotrón, te transporta a la primera época del grupo. ¡Que fuerza!. Realmente Anekdoten ha conseguido un sonido muy característico que reconocemos al instante. La parte vocal, con la guitarra y el mellotron acompañándola es magnífica, y no digamos ya las partes instrumentales con muchísimo mellotrón… De lo mejor del disco.

Le sigue “30 Pieces” (7’14). Si no me equivoco, está cantada por el bajista. La melodia cantada no me vuelve loco, pero la parte instrumental es increible. Hay un bonito solo de flauta, interpretado por Gunnar Bergsten, músico invitado para esta ocasión, con una linea de bajo de fondo que me trae a la memoria “Heart Of The Sunrise” ( ya sabeis que esto de los parecidos es algo muy personal). El final de flauta, piano y después mellotrón es fantástico. Continuamos con uno de los temas más aburridos del disco, “King Oblivion” (5’02). Me gusta el solo de guitarra y la aparición del moog.

La cosa se vuelve a animar con “A Sky About To Rain” (6’29), un tema cañoso con un gran mellotrón. Me encantan los últimos 2 minutos, con la guitarra haciendo el riff y el moog y el mellotrón deambulando sobre él. Sin solución de continuidad pasamos a la instrumental “Every Step I Take” (3’06), un tema repetitivo que va “in crescendo”. Le sigue una bonita canción, “Stardust And Sand” (4’30), donde podemos escuchar de nuevo el mellotron y el moog. Vuelve la caña con “In For A Ride” (6’47), con un principio rápido con mellotron. Me encanta el cambio que hacen para llegar a una parte de órgano que suena casi “Canterbury”. Aquí el bajo me suena a “Long Distance Runaround”. Es curioso que escuchando este álbum me venga a la memoria Chris Squire, cuando nunca me habia pasado escuchando los discos anteriores, pero como ya he comentado antes estas asociaciones mentales son muy personales y no tienen por que ajustarse a la realidad. El álbum termina con “Prince Of The Ocean” (5’30), un tema lento con una melodia muy guapa. Es la única cancion del disco donde he escuchado con claridad el cello.

Esto es lo que ha dado de si la primera escucha del álbum. Quizás al escucharlo mas cambien algunos aspectos de esta apreciación. Me ha gustado más que “Gravity”. Volvemos a encontrarnos con canciones casi sin estribillo y con mucha fuerza. Quizas mi única pega es que las melodias vocales no me parecen tan logradas como en sus primeros trabajos, pero ya veremos lo que pasa cuando lo escuche mas.Me gusta la aparición de nuevos sonidos como el moog o la flauta. Conclusión: un disco muy bueno de una de las mejores bandas surgidas de los ’90.

Francisco Macias

About Francisco Macias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

[rad_rapidology_inline optin_id="optin_3"]

Archivos