En nuestro blog podrás encontrar reseñas, críticas, noticias, recomendaciones, informes, reflexiones...

Entradas de la A a la Z



Circumgrupo
Como su nombre indica, Circum Grand Orchestra es una orquesta de jazz contemporáneo formada en 2004 por 12 músicos del sello francés Circum Disc, que además forman parte del colectivo de músicos de la ciudad de Lila, Muzzix. Junto a la excelente vocalista Charlene Martin, grabaron en 4 dias de marzo de 2005 su primer disco homónimo, utilizando una doble sección rítmica y una instrumentación que les permitía pasar del jazz al rock, en diversas variantes, con una facilidad sorprendente. La banda estaba formada por:

-Julien Favreuille: saxo tenor y soprano

-Phillippe Lemoine: saxo alto

-Christophe Rocher: clarinete bajo

-Christophe Motury: trompeta, fliscorno y voz

-Christian Pruvost: trompeta y fliscorno

-Stefan Orins. Piano

-Sebastien Beaumont. Guitarra

-Olivier Benoit: guitarra

-Christophe Hache: bajo

-Nicolas Mahieux: contrabajo

-Jean-Luc Landsweerdt: batería

-Peter Orins: batería

-Charlene Martin: voz

Circum 1Cd

Escuchando la composición de Oliver Benoit que abre el disco, “Tenko” (14,51), y que ocupa la cuarte parte del mismo, descubrimos la verdadera grandeza de esta orquesta, que mezcla el jazz, el rock y la música contemporánea, dando como resultado pasajes que nos recuerdan al Jazz Británico, al Sonido Canterbury, al RIO (Rock en Oposición), y que lo hacen asequible también a los amantes del rock progresivo en general con mentes abiertas. Impresionante la utilización de la voz femenina como instrumento, y la fuerza de las guitarras y la doble sección rítmica combinadas con la elegancia de los vientos. Una joya que da paso a “Jeu De Piste” (8’13), composición de Peter Orins, con aires propios del RIO, un  fantástico clarinete bajo, partes vocales que nos recuerdan a Thana Harris interpretando las canciones de “Sleep Dirt” de Zappa, y en el que destaca el fantástico solo de trompeta de Motury arropado por la imparable sección rítmica y por una obsesiva guitarra. Continuamos con una bonita pieza instrumental de Benoit, “Ouverture” (4’23), que discurre “in crescendo” hasta llegar a “L’Air Du poilu” (7’08), de Sebastain Beaumont, dividida en una primera parte vocal preciosa, interpretada por Charlene Martin y Christophe Motury, y una segunda instrumental más cercana al RIO, donde destaca la tensión que crea el piano de base, el solo de saxo tenor y la utilización que Martin hace de su voz como si de un instrumento más se tratara, algo que siempre nos recuerda al Jazz Británico.

El disco continúa con la composición de Christophe Hache, “Debou” (5’32), muy rítmica, con un bajo muy presente, y una curiosa parte vocal. Precioso el solo de piano de Stefan Orins. El siguiente corte es “Process Access” (4’35), de Sebastien Beaumont, de aires cinematográficos, y donde Charlene Martin hace un trabajo increíble con su voz, al estilo de cantantes como Norma Winstone o Julie Tippets, primero de forma lírica y luego creando efectos que acompañan a la perfección los solos de saxo y guitarra, y los potentes ritmos de los bajos y las baterías. También cercana al Jazz británico se encuentra la pieza instrumental de Olivier Benoit, “Lenticularis” (4’13), que consiste en una preciosa melodía algo obsesiva que se repite constantemente, con la voz muy presente, dando la sensación de que podía haber sido extraída de cualquier disco orquestal de Keith Tippett, algo que también le pasa a “Penthotal” (6’15), escrita de nuevo por Benoit, repleta de energía, con miles de detalles, y donde destacan la excelente melodía vocal, el inicio de clarinete bajo solo, el solo de trompeta de Christian Pruvost y los efectos de guitarra del propio Benoit. Una maravilla que desemboca en “Uncinus” (4’22), bonita y solemne composición de Benoit que pone el punto final a esta obra maestra que es el primer disco de Circum Grand Orchestra.

Hubo que esperar 4 años hasta que esta gran orquesta grabase y publicase su segundo álbum, “Le Ravissement”, basado en una de las grandes novelas de Marguerite Durás, “ Le ravissement de Lol V. Stein”, publicada en 1964. Con Olivier Benoit aún más al frente, haciéndose responsable de la mayoría de las composiciones, y con prácticamente los mismos músicos a su lado (solamente Philippe Lemoine es sustituido por Jean- Baptiste Perez al saxo alto, y desaparece la voz de Charlene Martin), la banda crea otra obra maestra con un sonido similar al anterior, quizás con menos influencias del jazz británico, debido en parte a la eliminación de la voz, y con un mayor colorido en los arreglos y una perfecta interacción entre los instrumentos.

Circum 2CD

El disco comienza con “Le Ravissiment” (13’20), dividida en tres partes, donde se combina el romanticismo de bellas melodías con momentos rockeros inolvidables y arreglos de viento fantásticos, creando una pieza repleta de matices, colores y ambientes diferentes. Pegadizos grooves, aires de tango ocasionales, solos de saxo, de guitarra, de clarinete…, detalles de una gran sensibilidad de piano, guitarra acústica, etc…¡Excepcional!. Continuamos con “Fatal Error” (12.03), también fraccionada en tres partes. Con tremendos momentos de saxo y clarinete, arropados por pegadizos grooves de bajo, una imaginativa batería y buenos arreglos, esta pieza se mueve con facilidad entre el jazz, el rock, el RIO orquestal, y el free jazz, con momentos de una energía apabullante. Destacar el solo de contrabajo previo al estallido rockero final.

“Provisoire” (14’14), dividida en tres partes como las anteriores composiciones, es la que mayor influencias del jazz británico posee. De hecho, el brutal principio nos recuerda a la London Jazz Composers Orchestra, creando una tensión que se mantiene constante, acentuada con las dos baterías, con momentos de calma con el saxo alto como protagonista, que se torna cada vez más “free”, y con una última parte de una belleza inexplicable, con una combinación de trompeta, piano, batería,etc…, con arreglos formidables que crean un ambiente alucinante, algo minimalista por momentos. El disco continúa con “Insoluble” (9’09), compuesta por el baterista Peter Orins, con mucho protagonismo de las guitarras, tanto en pasajes algo derivativos como en momentos más rockeros, con algunos ecos lejanos a King Crimson, y siempre con los vientos preparados para poner su acentos más jazzístico, y una sección rítmica formidable, también, en esta ocasión, más cercana al rock. Me encanta como la lían al final.

Seguimos con “Locomotif” (10’41), dividida en dos partes, que comienza suave, pero que va acelerándose, con el saxo tenor como protagonista, hasta llegar a esos pasajes que tanto me gustan, con fraseos cortos y muchos parones, propios de la música de Zappa y de muchas bandas de RIO, que desembocan en una especie de bolero obsesivo y enfermizo, como si de un código morse se tratase, rodeado de voces que surgen de los distintos instrumentos, entre los que destaca la trompeta. Su aparición es maravillosa, y la intensidad de la música no para de crecer, hasta llegar a momentos que me recuerda a “Starless” de King Crimson, no sólo por la guitarra de fondo que acompaña a la increíble trompeta, sino por su fuerza en general. Una maravilla que desemboca, sin pausa, en “FPD” (4’23), con un hipnótico riff de bajo, una preciosa melodía orquestal y una elegante guitarra. ¡Muy bonita!.

Y por último, una composición del guitarrista Sebastien Beaumont, “Reichstag” (5’30), con una melodía lenta pero muy optimista, y una buena combinación de vientos y piano, con algunos momentos cercanos al “free”. Una preciosa manera de terminar un disco, que dependiendo el momento en el que lo escuche, me parece aún mejor que el primero.

Circum 3Cd

El siguiente proyecto de Circum Grand Orchestra se grabó en vivo el 1 de abril de 2012 y supuso el mayor reto, y el más ambicioso, de la formación. Para este concierto, y la grabación del doble álbum “Feldspath”, efectuada esa misma noche, Circum se une a otra orquesta francesa, también dirigida por Oliver Benoit, La Pieuvre, de carácter más experimental y muy centrada en el campo de la improvisación. De esta manera, nos encontramos , nada más y nada menos, que a 32 músicos en el escenario:

-Olivier Benoit (composición, dirección), Sakina Abdou (saxo alto), David Bausseron (guitarra), Sébastien Beaumont (guitarra), Samuel Carpentier (trombón), Nicolas Chachignot (batería), Claude Colpaert (trombón), Pierre Crétel (contrabajo), Ivann Cruz (guitarra), Barbara Dang (teclados), Vincent Debaets (saxo barítono), Julien Favreuille (saxo tenor), Nathalie Goutaillier (trompeta), Martin Granger (sintetizador), Lune Grazilly (voz), Patrick Guionnet (voz), Christophe Hache (bajo), Martin Hackett (melódica, flauta), Jean-Luc Landsweerdt (batería), Philippe Lenglet (guitarra), Stéphane Lévêque (bajo), Nicolas Mahieux (contrabajo), Yanik Miossec (clarinete), Maxime Morel (tuba) ; Christophe Motury (trompeta, fliscorno), Peter Orins (batería), Stefan Orins (piano), Jean-Baptiste Pérez (saxo alto), Christian Pruvost (trompeta), Christophe Rocher (clarinete), Antoine Rousseau (bajo), Jean-Baptiste Rubin (saxo).

El resultado es una obra compleja, que necesita atentas audiciones, y cuya música es más árida que la de los anteriores trabajos. Con casi 2 horas de duración, “Feldspath” (2013) es el primer disco que escuché de estas bandas, y me parece un gran álbum al que se le saca algo nuevo cada vez que uno lo pone. Se acerca más al minimalismo, al free jazz, al campo de la improvisación…, y en él se notan menos las influencias del jazz británico o del rock, aunque sigue habiendo partes muy intensas con las guitarras, los bajos y la batería como elementos imprescindibles.

El primer Cd contiene la pieza de 53 minutos, “Sanidine”, dividida en 13 cortes, y compuesta, como todo el disco, por Oliver Benoit. Aunque el comienzo nos puede asustar (casi 10 minutos de conversaciones y cacofonías), luego se convierte en una gran pieza de jazz contemporáneo, con momentos clásicos, ritmos y melodías obsesivas, arreglos de viento maravillosos, como es habitual en la banda, aires cinematográficos, estallidos rockeros, locura controlada, improvisación, opresivos paisajes minimalistas, a veces casi industriales, cierto regusto Zeuhl en algunos pasajes,etc…., todo aderezado con solos no demasiado largos, siempre  al servicio de la colectividad.

El segundo Cd comienza con “Andesine” (28’15), dividida en 6 partes, y de una intensidad notable. En un momento dado, en el segundo corte, el piano marca un pulso obsesivo, que se repite constantemente con el piano, y que se mantiene durante toda la pieza, gracias a la orquesta, que a veces se convierte en una especie de sirena y otras en un martillo que nos mantiene en un especie de estado hipnótico, algo que contrasta con todo lo que se desarrolla sobre esta base, gracias a los poderosos vientos, los elementos rockeros e incluso ciertos aires brasileños insanos, para terminar de forma melódica.

La última composición es “Bytownite” (29’13), y es la que más puede gustar al publico cercano al Rock in Opposition. Dividida en 7 segmentos, tiene muchos elementos tomados de la música clásica contemporánea, recordándome mucho a la música de Zappa. Se combinan partes de gran belleza, con bonitas flautas y elementos melódicos, con momentos cercanos al free jazz, e impresionantes explosiones orquestales con diversas capas de sonido (como podéis suponer, con 32 músicos presentes, esto es algo que ocurre en muchos momentos del disco), incluyendo una de las mejores melodías del disco en el penúltimo corte, que ya sonaba en una de las partes de “Sanidine”, con momentos de saxo y vientos alucinantes.

En definitiva, un disco no apto para los que escuchen la música de fondo o mientras hacen otras actividades, pero que hará disfrutar mucho a aquellos que  sean capaces de dedicarle la atención y el tiempo que se merece.

Circum 4cd

Poco después de la publicación de este disco, Olivier Benoit dejaría la dirección de este colectivo en manos del bajista Christophe Hache, que es quién se encargaría de componer todas las piezas del que es, hasta el momento, el último álbum de Circum Grand Orchestra, “12”, grabado en enero de 2014 y publicado unos meses después. En esta ocasión, 13 son los músicos implicados:

-Jean Baptiste Perez: saxo alto y flauta.

-Julien Favreuille: saxo tenor y flauta.

-Christophe Rocher: clarinete bajo

-Christophe Motury: fliscorno y voz

-Christian Pruvost: trompeta

-Aymeric Avice: trompeta y fliscorno.

-Stefan Orins. Piano

-Ivann Cruz: guitarra

-Sebastien Beaumont. Guitarra

-Christophe Hache: bajo y composiciones

-Nicolas Mahieux: contrabajo

-Jean-Luc Landsweerdt: batería

-Peter Orins: batería

El resultado es otro gran disco, repleto de contrastes y colorido. Las composiciones de Hache son notables, combinando pasajes de gran belleza con otros de gran intensidad, y dejando espacio suficiente para que los músicos hagan sus aportaciones, no sólo como solistas, sino como parte del colectivo, interactuando en varias ocasiones como pequeñas células de dos o tres músicos.

El disco comienza con “Tan Son Nhat” (9’29), con una entrada lenta, que desemboca en un riff de guitarra que nos introduce en el tema en sí, con la orquesta presente. Ritmos contagiosos, buenos grooves y un formidable solo de clarinete bajo, con arreglos de guitarra que nos trasladan al Downtown neoyorquino y precioso adornos orquestales, seguido de un solo de contrabajo y un bonito final. El siguiente corte, “12” (12’35) se inicia con un precioso diálogo entre las trompetas y los fliscornos, para mostrarnos después una bella melodía de clarinete, saxo y trompeta. Ritmos cortados y partes improvisadas se intercalan con momentos contemplativos, juegos de trompeta y piano y bonitos paisajes orquestales que a veces nos recuerdan al Zappa clásico más accesible.

Circumgrupo2

Continuamos con la impresionante “Graphic” (13’17), en la que hay de todo. Piano solo, melodía central de fliscorno y voz , partes de una fuerza rockera considerable, ritmos cautivadores, con unas baterías inquietas e imaginativas y pasajes hipnóticos, con el saxo como gran protagonista arropado por los paisajes sonoros de la guitarra. El intenso y entrecortado final orquestal nos deja la sensación de haber escuchado algo enorme, de lo mejor del disco. La flauta y el saxo nos introducen en “Hectos D’Ectot” (11’24), una de las piezas más pegadizas del álbum, con una melodía de saxo de fraséos cortos y muy marcados, con la guitarra y la orquesta apoyándolo. Además, cuenta con partes cercanas al free con el saxo y la batería en estado de excitación, que contrastan con otras mucho más evocativas y sosegadas. Destacar también el excelente trio de guitarra, bajo y batería, casi al final del tema.

El quinto corte del Cd es “Padoc” (10’19), que tiene un precioso inicio de corte clásico, con clarinete y flauta, al que después se le unen el piano, el bajo, la batería y la orquesta. El ritmo de marcha de la batería nos lleva hasta un bonito solo de bajo eléctrico con arreglos orquestales, repletos de detalles, que desemboca un pasaje mucho más enérgico, donde destaca la impresionante guitarra y la sección rítmica. La entrada de los vientos le da más poder aún, hasta llegar al final. ¡Tremendo!

Y para terminar, “Principe De Precaution” (10’22), una de las composiciones donde más peso tienen las baterías, tanto creando ambientes y texturas por sí mismas, como apoyando las bonitas partes orquestales. Los ritmos creados junto a los bajos son fantásticos, algo obsesivos, como es habitual, y se combinan con partes más experimentales. Destacar el fantástico pasaje jazzístico interpretado en forma de cuarteto con trompeta, piano, contrabajo y batería.

En conclusión, un disco fantástico, que a lo mejor no tiene el grado de excelencia de los dos primeros, pero que encantará a cualquier aficionado a este tipo de música. Una nueva etapa de esta gran orquesta, con Christophe Hache al frente, que esperemos tenga una continuación en breve. Introducirse en la música de esta formación es una gran aventura, así que animaros y escuchadlos.

Francisco Macías

About Francisco Macias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Archivos